Páginas vistas en total

domingo, 21 de octubre de 2012

Menéndez pretende ocultar su incapacidad

Menéndez pretende ocultar su incapacidad

Según se ha publicado en distintos medios de comunicación, el presidente de Liberbank ha convocado a CC.OO., U.G.T. y CSICA para informarles de los planes de recorte de salarios, suspensiones de contratos y reducciones de jornada que pretende llevar a cabo en la empresa. En esta convocatoria se ha omitido citar a los sindicatos CSI·F, APECASYC, STC y CSI (Corriente sindical de izquierdas).

CSI·F quiere dejar constancia a todos sus afiliados de que le guste o no al Sr. Menéndez estaremos en el periodo de consultas.

Ante esta nueva agresión a los trabajadores, y ya van demasiadas, el sindicato CSI·F ha solicitado una reunión intersindical a fin hacer un frente común ante tal despropósito para pararle los pies.

El Sr. Menéndez no puede volcar la responsabilidad de la situación actual sobre la plantilla del grupo cuando es bien conocido por todos que quien nos ha llevado a esta situación ha sido la ineptitud del equipo directivo dirigido por la prepotencia y el ansia de poder que continuamente está manifestando el presidente. 

La deriva de Liberbank en sus casi dos años de andadura, al igual que empezó a verse en Banco CCM desde que Menéndez cogió las riendas, nos aboca, según reconoce la Plataforma de afectados por las preferentes de Liberbank, a cavar la fosa en la que puede enterrar a sus clientes y empleados, así como a los beneficiarios de la obra social de las cajas que conforman el grupo.

La gestión del equipo de dirección ha echado, de forma estúpida, a gran parte de la clientela tradicional de las entidades origen, esto es, familias, pequeños ahorradores y PYMES.

No nos creemos que, de repente, hayan aparecido los resultados negativos en los que se escuda Menéndez para dar otra vuelta de tuerca a la plantilla, pero si fueran mínimamente ciertos, serían otra razón para que, como consecuencia inmediata, dimitiera todo el equipo dirigente, empezando por Menéndez seguido de la dirección general, comercial y de riesgos.

Pero, muy al contrario, se pretende hacer pagar a la plantilla la ineptitud de los gestores de la empresa, bastante tiempo venimos ya soportando (y pagando mediante congelaciones, anulación de complementos, movilidad geográfica y funcional) la falta de profesionalidad  e incapacidad de los gestores, con el único propósito de que Menéndez siga en su puesto acumulando sueldos astronómicos. En esta estrategia se sitúa la negativa de Menéndez a integrarse, junto con Ibercaja y Caja 3, en el malogrado Libercaja, ya que Amado Franco, viéndolas venir y en un alarde de sensatez, no estaba dispuesto a dejar en manos de semejante elemento la gestión del nuevo banco, Pero claro, ¿cómo se iba a quedar Menéndez sin “SU” banco? O es mío, o no es de nadie.

Por otra parte, la falta de profesionalidad e incapacidad del equipo dirigente es recompensada por escandalosos salarios, blindando sus puestos y cometiendo, un día sí y otro también, verdaderos despilfarros con los recursos de la entidad, cuando a los trabajadores se les niega el pago de dietas y kilometrajes por desplazamiento y cualquier clase de complemento que este legalmente establecido.

CSI·F manifiesta su total rechazo a los recortes que pretende imponer a la plantilla de Liberbank porque no resuelven nada en la recapitalización exigida al grupo, ya que estimamos que el ahorro de costes que generaría el plan de Menéndez tendría un impacto mínimo en las necesidades de capital de Liberbank, 1.198 MM € según la auditora, por lo que el problema no se solucionará.

Según informa ElConfidencial.com el plan de Menéndez es dar entrada a capital privado, entre 500 y 1.000 MM €. Como el propio artículo reconoce es una “solución bastante complicada” y más a la vista de las “dificultades del Banco Popular para colocar su ampliación de capital de 2.500 millones, pese a tratarse de un banco privado con una larguísima trayectoria en bolsa”, por no hablar de los precedentes con Bankia y con Banca Cívica.

También será difícil que haya inversores privados que quieran invertir en una empresa con la plantilla "en pie de guerra", con los afectados por las preferentes manifestándose todos los días y con los clientes en desbandada.

El caso es que a Menéndez se la van acabando las opciones y solicitamos nuevamente a las autoridades pertinentes el cese inmediato tanto de él como de todo su equipo directivo antes de que se siga deteriorando la situación del Grupo Liberbank.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.